AVINAGRARSE

No paro de leerlo en Internet o de escuchárselo a conocidas así de pasada… Está súper de moda: el vinagre de manzana es lo más. Todo el mundo habla de él o escribe de sus propiedades. A mí, como me pasó con la cúrcuma, todo eso me interesa y me escama a partes iguales. Soy bastante escéptica con las soluciones milagrosas tipo bayas de goyi et altri, y esto no deja de ser un nuevo santuario biuty: ahora resulta que el vinagre de manzana es dios.

Pues a ver… Hay que informarse. Parece ser que sí que tiene ciertas propiedades, pero también se ha creado mucho hype entorno al producto. Cuando a mí me dio por probarlo fue guiada por el tema de limpiar (alcalinizar? no sé cómo lo llaman ahora) el cuerpo. Vamos, por tomar algo que parecía que sentaba bien y ayudaba a limpiar el hígado (uno de los órganos que más “explotamos” cuando comemos mal o bebemos de más). Lo hablé con una familiar muy metida en el mundo natural-suplementos-remedios naturales y ella lo consumía regularmente (junto con mil cosas más). Me dio mucha curiosidad y, básicamente, me subí al carro.

Al parecer el vinagre de manzana puede reducir los picos de azúcar en sangre inmediatamente después de comer. Yo esto lo explico muy para dummies, porque tampoco soy ninguna experta. Lo que sí sé es que los picos de azúcar y las posteriores bajadas nos suelen provocar necesidad de ingerir más comida chunga (carbohidratos de rápida absorción y comidas azucaradas)  para volver a ese nivel alto de azúcar en sangre que nunca fue bueno (para empezar). También se supone que, según algunos experimentos que hicieron, las personas que lo tomaban experimentaban una menor sensación de hambre durante el día, por lo que podría relacionarse con una ligera bajada de peso al ingerir menos calorías. Hasta aquí todo bien. No obstante,  al leer algo más ves que no está comprobado que los efectos sean a largo plazo, parece que el control del nivel de azúcar es muy puntual, pero algo es algo. Por ejemplo, yo cuando como mal siento que abro una veda chunga en mi interior y no sólo no me lleno, sino que quiero más comida, más cerda y en mayor cantidad. Lo de no cenar el día de año nuevo no me funciona, aunque haya comido como un animal a medio día (por ejemplo), por la noche siento entre ansia y hambre pensando en consumir alguna guarrada más (¿soy la única a la que le pasa?). Quizá para esto me ayude.

landscape-1449614735-gettyimages-111313426-master
#recena#ojalaYO. elle.com

Contiene pectina, que es una fibra no soluble cargada de prebióticos. Eso me gustaba, por todo el tema de las intolerancias, cargarse la flora intestinal y blablablá. De hecho, dicen que hay que tomar tanto probioticos como prebioticos, ya que los unos son la base de los otros. Yo solo tomaba los pro. Además podía ser bueno para combatir la candidiasis, lo cual me cuadra porque es precisamente cuando tomamos azucares y harinas cuando las cándidas proliferan con mas facilidad en el organismo (DICEN).

También se supone que tiene vitaminas, minerales, aminoácidos… un sin fin de cosas. Todo esto será verdad, pero sinceramente bebiendo un par de cucharaditas al día…¡dudo que nos aporte tanto! Todo suma y es bienvenido, pero no creo que tomar vinagre de manzana sustituya el llevar una dieta sana basada en comer muchas verduras.

La parte mala es que daña el esmalte dental al beberlo. No es que lo dude, pero creo que deberías de beber como mínimo un litro todos los días para que ese contacto con los dientes resulte tan abrasivo. Si después te lavas los dientes (cosa que hay que hacer, porque huele asqueroso), lo normal es que no les pase nada. Tampoco lo recomiendan si tienes reflujo gástrico, diabetes… No es mi caso, así que procedo sin pudor cada día. La toma varía, a veces a primera hora, para que pase directito donde tenga que ir. Otras, lo tomo antes de acostarme tras un día duro a nivel comidas, por compensar.

Tras unas cinco semanas tomándolo puedo decir que me parece que ayuda y, sobre todo, que soy capaz de mantener este hábito. Es tan simple como comprar un vinagre ecológico y no tener muchos miramientos (no está especialmente rico, aunque creo que es tolerable). Voy a seguir con ello un tiempo, me ayuda a empezar/acabar el día con sensación positiva de “me estoy cuidando”. ¡Empiezo el año animadísima!

Artículo.

Artículo.

Otro artículo.

Imagen de portada: @vickyygu