POR QUÉ NO ME FUNCIONA EL AYUNO INTERMITENTE

Ay… qué mal. Otra vez aquí recogiendo cable. ¡Siempre igual! A principios de año, muy optimista yo, me prometí que iba a probar lo de los ayunos intermitentes. Era uno de mis propósitos de año nuevo, de mis MUCHOS y poco realistas propósitos de año nuevo. Primero, porque a mi todo lo que sea una moda healthy me atrae y, segundo, porque parecía una forma de comer lo mismo, pero haciéndolo todo más digerible y lo más limpio posible para mi pobre intestino, infestado de bacterias malasmalosas. Sí, el ayuno iba a ser la llave de la verdadera salud. YEAH.

No creo que haya nadie sobre la faz de la tierra que no sepa de lo que estamos hablando, pero por si acaso, se trata de reducir las horas del día durante las cuales comemos, de forma que cuanto más tiempo dejemos sin comer (especialmente entre la cena y el desayuno) más tiempo tendrá nuestro aparato digestivo para absorber nutrientes y para limpiarse antes de volver a comer, en lugar de recomenzar el ciclo de digestión al poco rato porque hemos vuelto a ingerir comida. Viene a ser la némesis del famoso comercadatreshoras que recomiendan los nutricionistas. No es un método de adelgazamiento ni una dieta. Hay mil formas de hacerlo: 12 horas de ayuno vs 12 horas de comer normalmente, 16horas sin comer vs 8 horas de sí comer … La gente dice que siente más energía y que notan efectos globales positivos. Yo me lo creo, la verdad.

3d3f098927558c4be3937d1960a21c2c.jpg

Pero a mí no me funciona. Me he dado cuenta, tras intentarlo incluir en mi rutina de cuidados, que no encaja nada con mi vida: yo ceno tarde y desayuno pronto, es así y es muy difícil de cambiar. Desayuno mi super batido de verdura y fruta + mucha avena con café y luego, por la noche, ceno tarde y generalmente abundante. Aunque a medio día me basta una crema o una sopa para comer,  tampoco parece muy posible abrir una ventana de AYUNO entre las 8’30 de la mañana y las 22, ya que suelo comer con colegas, quedar para tomar cafés e ir al gimnasio (hambre)… Me parece complicarme la vida para, total, tampoco ver un cambio sustancial (por lo que parece, hay estudios que dicen que realmente no sirve de mucho).

Por otro lado, llevo una par de días en que no ceno (habiendo comido mucho durante el día) por circunstancias varias absolutamente ajenas a mi voluntad y, aunque probablemente me haya limpiado durante la noche, noto un cansancio brutal. No noto más hambre, al contrario, cuanto menos como, menos quiero comer, pero no me encuentro bien anímicamente. Estoy hecha un trapo de fregar. A mí no me va bien estar tantas horas sin comer, lo he comprobado en varias ocasiones.

Ojo, que picar cada tres horas me produce el efecto contrario: sentir hambre/ansiedad por la comida todo el tiempo, pensando en el siguiente snack sano. Mi conclusión es que soy un animalejo de costumbres, y que comer tres veces al día simplemente me va bien. Me gusta cenar mucho, dormir, y desayunar abundante por la mañana, si hay tiempo y ganas de prepararlo, of course y ya si eso comer algo ligero a mediodía

Conclusión:  no trato de desmontar nada ni tengo nada en contra del ayuno intermitente. A quien le vaya bien, genial, pero es muy poco operativo en el tipo de vida que yo llevo. Bastante complicado ya es no picar ganchitos entre horas como para tener que controlar que no pruebas bocado en 16 para no romper el ayuno (aunque 8-6 de esas horas se supone que estás durmiendo).

¿Alguien lo ha probado y puede contar las maravillas que aporta? ¡Igual así nos motivamos!

Fotos: Crystal Renn por Terry Richardson.

 

¿ ES NORMAL QUE TODOS LOS DÍAS ME DUELA LA TRIPA?

Atención, spoiler: NO.

Una de las cosas que más me molestan del mundo es estar hinchada (bueno,  a mi y a todos, imagino). No sentirme hinchada, sino ESTARLO. Nivel embarazo de 5 meses. Como me he pasado media vida así, pensando que era parte del proceso natural de digerir (como si la comida, una vez llegase al estómago, fuera como aquellos juguetes tamaño mini de cuando éramos pequeños, que los mojabas y se inflaban hasta alcanzar una talla gigante), yo no era muy consciente de lo mucho que me molestaba ser un zepelín. Era una consecuencia lógica de comer, casi. Además, salvo veces concretas, me solía ocurrir por la noche en casa: era hora de irse a dormir, momento en que, hecha una bolita bajo la manta, no era TAN molesto.

Ahora sé que esto no es normal. Si tenéis unas digestiones horribles, no cometáis el mismo error que yo, que consiste, básicamente, en pensar que los raros son esas personas supersensibles y con intolerancias rarunas y molestas, no nosotros, con nuestros dolores de tripa constantes. No. Es muy probable que si llevas toda tu vida hinchada o con diarrea, algo esté pasando en tu estómago, y ese algo no es muy bueno. Es gracioso. Cuando surgió el tema de mis intolerancias, varios amigos hicieron chanzas sobre que eran pamplinas totales y una forma bastante irritante de fastidiar un plan de “tapas compartidas”. Acabaron por olvidarse del tema y, como paulatinamente he ido reintroduciendo alimentos (salvo marisco y atún, que tampoco es algo de diario), ya no soy una amiga tan incómoda como durante los primeros días de intolerancia, en que no me aguantaba ni yo.

26377694eaf02accb737eba853cf6c37.jpg

Como ya conté,  hace poco estuve de viaje con amigos, pero esta vez tenía claras algunas cosas que ya sí que no tomo nunca estando en casa (como la leche de vaca). Iba a comprar mis propios productos. Esto supuso que, aunque hiciera compra compartida, si ellos iban a comprar sus croissants rellenos de chocolate (brrrrr), yo iba a comprar mi leche de soja por narices (a falta de la deliciosa leche de nuez, que es mi favorita). No hubo problema. Pero, dando vueltas por el monopolio supermercado donde hacíamos la compra, una amiga volvió a darme un poquito la tabarra: Pero a ver, ¿qué síntomas de intolerancia tienes? ¿Qué te pasa si comes eso que te sienta mal? (todo con un tono un poco de hija, qué exagerada eres, no es para tanto…). Cuando se lo dije (básicamente, digestiones horribles, explosiones en el estómago y dolor) le cambió un poco el gesto y me dijo: uy, pues… ¿crees que mis diarreas épicasconstantes podrían ser porque algo me esté sentando mal? Quizá haya algo que me produzca intolerancia… Y vi en su cara la cara que yo puse cuando, por primera vez, una amiga me dijo que era intolerante a algo. Algo hizo click. Luego pasamos las dos unos días un poco terribles, con la tripa hinchada. Ella, vete tú a saber por qué; yo, ya os conté que me volví loca al estar de vacaciones… Mi pan de centeno me parecía un trozo cartón cero apetecible y lo hice mal esos días…

La verdad es que no sé si finalmente se hará algún tipo de prueba o si seguirá, como hice yo, comiendo lo que le apetece sin querer saber, de verdad, qué es lo que pasa. No la culpo, nadie quiere amargarse. El tema es que creo que la información es poder, aquí y en cualquier ámbito de la vida. Saber lo que te sienta mal te da una poderosa información que no tenías (bueno, sí tenías, en forma de retortijones y dolores sin fin, pero no querías hacerle caso). Saber qué te sienta mal ayuda a tomar mejores decisiones y a planificar cuándo queremos meter la pata y cuándo no. ¿Merece la pena comerse una tostada de trigo al tuntún habiendo opciones más aptas para tu estómago? Quizá sea mejor reservar tu flora bacteriana, que está en modo secarral, para esa pizza/bollo tan rico y que tanto te mereces en una fecha señalada, ¿no?, una vez hayas repoblado tu intestino.

Si os molesta la tripa y sospecháis que “algo hay”, no dejéis de informaros por las pruebas sobre intolerancia. ¡Probad y me decís!

 

¿POR QUÉ CUIDARSE?

El otro día estaba yo muy ufana en la oficina departiendo con mi compañero de despacho sobre las sorpresas y sinsabores que nos podría deparar nuestro trabajo. Estábamos totalmente apasionados, abstraídos y extasiados cuando, de repente, a mi compañero le cambió la cara y me dijo algo como: ¡qué asco das! Siempre comes TAN sano…. Claro, yo había sacado mi tupper con ensalada completa (ñiñiñi) y un zumo de alcachofa (esto es de súper, y sospecho que no es tan sano como yo quiero creer, pero está demasiado bueno como investigar qué contiene, al menos de momento…) y él, que normalmente come algo tipo espaguetti o YateKomos, sintió ganas de asesinarme por ser tan Doña Perfecta (todo en plan metáfora).

31eb717a57a0e2695a0249c0567e9b89
Las modelos de VS no preparan tupper

 

Et bien… ¿Cómo os explico? Mi colega tiene como 25 años, está jovencísimo, lozanísimo y hace como 20 horas de crossfit a la semana. NO ENTIENDE que me guste comer tan sano entre semana . Aquí pasé a explicarle en modo mami: pequeño saltamontes, tú ahora eres joven, llegará un momento en que tus digestiones no serán tan buenas, tu metabolismo se ralentizará y tus resacas durarán medio año. Le dio bastante igual y siguió mirándome  con desaprobación, negando con la cabeza (luego saqué el chocolate negro en plan “soy súper canalla yo también, no creas”, pero mi imagen ya se había visto comprometida).

Pues mira, yo no le voy a dar la chapa al muchacho porque no procede, pero realmente creo que comer sano es MUY IMPORTANTE. A ver, no nos volvamos locos, evidentemente no pasa nada por hacer excepciones, darse caprichos y demás, pero hay cosas de fondo, como abusar de las harinas refinadas, las grasas chungas y el azúcar que, de verdad, creo que son seriamente malísimas para la salud. El problema es que, en mi opinión, las personas nos solemos dar demasiados caprichos culinarios e infravaloramos el aporte calórico de lo que comemos. El otro día estaba curioseando en el supermercado unas galletas gochísimas y cada galleta contenía unas 120 calorías. Eso podría ser casi el 10% del total de calorías de una persona que quiera adelgazar. UNA GALLETA. Y luego, además, es que la caja de galletas está llena, pero llena, de basuras varias que no sé ni lo que son (o que, desgraciadamente, sí lo sé: aceite de palma y grasas hidrogenadas).

b06b5c512a79d4d65756b945c26a467c

Esto no va, en absoluto, de engordar/adelgazar/celulitis o cualquier aspecto más o menos superfluo del aspecto físico (en tanto estemos sanas, por supuesto). Es que creo que hay cosas que son verdaderos venenos para el cuerpo y que, cuanto menos las tomemos, mucho mejor. Y ya si quieres perder peso, apaga y vámonos: no te engañes con pseudo barritas sustitutivas (¿qué narices lleva eso?) o con “comer solo un trocito”. En serio, ya lo sabemos todos, no es nada nuevo: hay que evitar al máximo la basura que no alimenta y que, encima, te deja híper hambriento. Es una pena haberme dado cuenta de esto ahora y no hace años, cuando me empeñaba en comer productos light para compensar las galletitas, las pizzas varias o los helados a cholón que me metía fijándome solo en las calorías y obsesionándome con compensar. Las calorías dan absolutamente igual.

models.com

¿Hay que hacerlo todo siempre bien? Mi filosofía (me repito más que el ajo) es que no, ya que es muy difícil y desgasta nuestra exigua fuerza de voluntad, pero conviene elegir bien nuestros pecados para que la penitencia no sea excesiva (yo y mis círculos virtuosos de hacerlo bien a partir del lunes, jiji). Mi compañero, por ejemplo, no ve que yo, los fines de semana, me harto de comer pizza (por decir algo), compro los mejores y más grasientos quesos que veo en el mercado, el pan más gocho y denso que encuentro y que lo riego siempre con un buen vino. No ve si me tomo un delicioso postre casero o si me tomo un gintonic con mis amigas. O si me voy de vermuts alegremente y a discreción. No lo ve porque eso no es lo que hago la mayor parte del tiempo durante mi rutina espartana de entresemana. Él cree que soy doña Perfecta, la del tupper verdoso y la comida aburrida. Nada más lejos…

Lo que tampoco ve, por cierto, es que, poco a poco, él también dejará de tolerar tan bien toda la basura que se mete al cuerpo. No os dejéis engañar: comer sano, cuidarse, merece muchísimo la pena. Estáis preparando vuestra salud del futuro.

VOLVER, VOLVER, VOLVER…

Las vacaciones nos encantan. ¿A quién no? No conozco a nadie que ame tanto su trabajo que pueda prescindir de unas buenas jornadas de asueto. Apagar el móvil de trabajo y a volar. En general, vuelves con mejor cara, descansada y… quizá alguna hasta con más ganas de trabajar. Pero las vacaciones tienen una parte mala, y es que es muy posible que te desmadres. Yo lo hago. Es complicado mantener lo hábitos saludables en un entorno que invita a todo, menos a comer sano. Ya me pasó en verano y ¡ni siquiera eran vacaciones!.

A finales de enero he disfrutado de unos merecidísimos días de descanso con amigos, en un entorno inigualable y blablabla… Ha estado genial, pero reconozco que los días de no tener rutina y de comer como sitalcosa, no me han sentado bien. El domingo volví a casa creyendo morir (ya en el coche tenia unos retortijones horribles) y con una sensación… como de asqueamiento. No sé si me explico. Me pasa a veces, cuando transcurren varios días en que estoy rodeada de comida y me dejo llevar totalmente: ingiero pura basura y acabo hinchada, cansada y sintiéndome con cero energía, incluso aunque haga algo de deporte. Pues así estaba este domingo. Nada más llegar tuve que ir corriendo a hacer una compra sana (o una compra en general, ¡no tenía nada en la nevera a parte de medios limones secos!) y empecé un proceso purificador para volver al buenorrismo que espero mantener al menos cinco días:

  • Bebí una infusión de hinojo bien grande y suplementada: muy recomendable para los gases y malestar del aparato digestivo.
  • Tomé un batido gigante de fruta (con mucha espinaca y apio).
  • Hice un caldo de verdura (que mutó en puré una vez me di cuenta de mi fracaso como creadora de sopas).
  • Decidí que iba a comer ensaladas como base en combinación con otras cosas: arroz, especialmente, pero también quinoa, pollo, aguacate… Es decir: plato gigantesco de ensalada con muchas, muchas cosas sanas y que me saciaran.

0be837807db9e1006c70e8222d3a6c6b

Una de las cosas que más noté en los días de vacaciones es lo adictivo que, efectivamente, es el azúcar. Como ya dije, he reducido una barbaridad mi consumo de esta sustancia, siempre dentro del realismo y de las renuncias aceptables (evitar bollería, no añadir azúcar al café ni a los batidos, no consumir edulcorantes para acostumbrarme al verdadero sabor de las cosas…). No me iba mal, es algo totalmente asumible de hacer, si queréis probarlo. Pero en la nieve, al final, el cuerpo me pedía barritas energéticas y súper azucaradas y, en parte, me adaptaba a las cosas que había para desayunar, lo cual no incluía, creedme, batidos de apio y kale. Eso me desató: total, los bollitos estaban ahí y álguien tendría que comérselos, si total, qué más da. Con lo cual, ahora estoy en pleno proceso de dolorosa desintoxicación azucarera. ¡Es increíble cómo el cuerpo lo pide con ganas, especialmente después de comer!. Se me hace durísimo… Hay que aguantarse y, hasta cierto punto, pasar el mono. Quiero aclarar que esto no va de calorías: yo el bollo lo quemaba de sobra y si no, tampoco pasa nada, es un momento excepcional. Lo que trato de subrayar es lo puto adictivo que es el azúcar y que ahora me pregunto si de verdad esa bollería industrial y envasada en sudorosos paquetitos de plástico mereció la pena… Creo que no.

f5db0ec144b094f443016b16adae1cdb
FIREAWAYPARIS

Además, me sentía un poco descuidada, me da placer volver a la rutina de cuidarme: mi pelo estaba hecho una bazofia. Literalmente, tenía un nido de cigüeña en la cabeza: los gorros de lana, haberme olvidado mis productos favoritos, la pereza, el frio…¡Todo hizo mella! Hubo que hacer ataque frontal: aceite de coco intensivo, champusito rico y mimos, mimos, mimos. No me emociona cuidarme el pelo ni me interesan mucho los productos capilares, pero lo tenía verdaderamente fatal. Es posible que me haga un baño de color dentro de unos días y quizá le corte las puntas para devolverle algo de forma.

Las manos… ¡Las MANOS! Hacía tiempo que no escondía las manos en el trabajo del corte que me daba enseñar las garras en la oficina (esto ya antes de irme). Uñas mordisqueadas, desconchadas, con capas y capas de esmalte… ug, en serio. El mismo día me tuve que ir a un sitio corriendo a hacerme la manicura permanente y olvidarme, al menos durante dos semanas, de tan engorroso asunto. De verdad, ¡¿por qué no puedo haber superado ya lo de morderme las uñas?! Yo pensaba que con la madurez, además de arrugas, vendría una sabiduría que brotaría de mi interior y que me  haría dejar de hacer cosas estúpidas y malas para mi salud (como beber en exceso, fumar y tatatatatatta), pero veo que no. Tengo que ponerme seria con este tema porque en lugar de manos tengo muñoncitos, es un rollo y encima duele.

Por otro lado, la cara estaba hecha un cristo. El frío, la falta de rutina (ojo, me llevé mis cremas y fui muy constante con la limpieza, pero el frio invernal no perdona, y notaba que me faltaban los ácidos, el tónico, el cepillo facial… TO-DO). Hubo que hacer una cura intensiva de mascarilla de camomila, crema milagrosa y ungüentos varios.

5d5cb474ada9a3ea153522110f610091
L’ATELIER D’AL

Y bueno, aunque hice mucho ejercicio estos días, la vuelta al gimnasio ha sido muy dura. Estaba cansada, desganada, desmotivada y un poco meh con  mi rutina. He tenido que buscar nuevos ejercicios que me hiciesen volver al redil de los cuidados con ganas, cosa que me está costando mucho. Me vuelvo a notar estancada y un poco en modo inercia.

Pero, recordad, lo importante es VOLVER. Por haber tenido unos días malos (yo enganché MUCHOS: convalecencia estomacal + viajecito con amigos) no significa que haya que tirarlo todo por la borda. Simplemente hay que cambiar el enfoque: nunca vamos a hacerlo todo perfecto, NUNCA, la vida está llena de momentos que hay que disfrutar, como un viajazo  a un destino nuevo cuya gastronomía queramos probar; o bien, hay momentos en que caemos enfermos y no nos apetece cuidarnos ni hacer ejercicio. Es parte de la normalidad y conviene abrazarlo como una fase más de la rutina bellecil, es un ciclo. Por tanto… ¡QUE NO DECAIGA!.

(Portada: @merilozanop)

AVINAGRARSE

No paro de leerlo en Internet o de escuchárselo a conocidas así de pasada… Está súper de moda: el vinagre de manzana es lo más. Todo el mundo habla de él o escribe de sus propiedades. A mí, como me pasó con la cúrcuma, todo eso me interesa y me escama a partes iguales. Soy bastante escéptica con las soluciones milagrosas tipo bayas de goyi et altri, y esto no deja de ser un nuevo santuario biuty: ahora resulta que el vinagre de manzana es dios.

Pues a ver… Hay que informarse. Parece ser que sí que tiene ciertas propiedades, pero también se ha creado mucho hype entorno al producto. Cuando a mí me dio por probarlo fue guiada por el tema de limpiar (alcalinizar? no sé cómo lo llaman ahora) el cuerpo. Vamos, por tomar algo que parecía que sentaba bien y ayudaba a limpiar el hígado (uno de los órganos que más “explotamos” cuando comemos mal o bebemos de más). Lo hablé con una familiar muy metida en el mundo natural-suplementos-remedios naturales y ella lo consumía regularmente (junto con mil cosas más). Me dio mucha curiosidad y, básicamente, me subí al carro.

Al parecer el vinagre de manzana puede reducir los picos de azúcar en sangre inmediatamente después de comer. Yo esto lo explico muy para dummies, porque tampoco soy ninguna experta. Lo que sí sé es que los picos de azúcar y las posteriores bajadas nos suelen provocar necesidad de ingerir más comida chunga (carbohidratos de rápida absorción y comidas azucaradas)  para volver a ese nivel alto de azúcar en sangre que nunca fue bueno (para empezar). También se supone que, según algunos experimentos que hicieron, las personas que lo tomaban experimentaban una menor sensación de hambre durante el día, por lo que podría relacionarse con una ligera bajada de peso al ingerir menos calorías. Hasta aquí todo bien. No obstante,  al leer algo más ves que no está comprobado que los efectos sean a largo plazo, parece que el control del nivel de azúcar es muy puntual, pero algo es algo. Por ejemplo, yo cuando como mal siento que abro una veda chunga en mi interior y no sólo no me lleno, sino que quiero más comida, más cerda y en mayor cantidad. Lo de no cenar el día de año nuevo no me funciona, aunque haya comido como un animal a medio día (por ejemplo), por la noche siento entre ansia y hambre pensando en consumir alguna guarrada más (¿soy la única a la que le pasa?). Quizá para esto me ayude.

landscape-1449614735-gettyimages-111313426-master
#recena#ojalaYO. elle.com

Contiene pectina, que es una fibra no soluble cargada de prebióticos. Eso me gustaba, por todo el tema de las intolerancias, cargarse la flora intestinal y blablablá. De hecho, dicen que hay que tomar tanto probioticos como prebioticos, ya que los unos son la base de los otros. Yo solo tomaba los pro. Además podía ser bueno para combatir la candidiasis, lo cual me cuadra porque es precisamente cuando tomamos azucares y harinas cuando las cándidas proliferan con mas facilidad en el organismo (DICEN).

También se supone que tiene vitaminas, minerales, aminoácidos… un sin fin de cosas. Todo esto será verdad, pero sinceramente bebiendo un par de cucharaditas al día…¡dudo que nos aporte tanto! Todo suma y es bienvenido, pero no creo que tomar vinagre de manzana sustituya el llevar una dieta sana basada en comer muchas verduras.

La parte mala es que daña el esmalte dental al beberlo. No es que lo dude, pero creo que deberías de beber como mínimo un litro todos los días para que ese contacto con los dientes resulte tan abrasivo. Si después te lavas los dientes (cosa que hay que hacer, porque huele asqueroso), lo normal es que no les pase nada. Tampoco lo recomiendan si tienes reflujo gástrico, diabetes… No es mi caso, así que procedo sin pudor cada día. La toma varía, a veces a primera hora, para que pase directito donde tenga que ir. Otras, lo tomo antes de acostarme tras un día duro a nivel comidas, por compensar.

Tras unas cinco semanas tomándolo puedo decir que me parece que ayuda y, sobre todo, que soy capaz de mantener este hábito. Es tan simple como comprar un vinagre ecológico y no tener muchos miramientos (no está especialmente rico, aunque creo que es tolerable). Voy a seguir con ello un tiempo, me ayuda a empezar/acabar el día con sensación positiva de “me estoy cuidando”. ¡Empiezo el año animadísima!

Artículo.

Artículo.

Otro artículo.

Imagen de portada: @vickyygu

IT’S WORKING!

Bueno, bueno, bueno… Alguien está muy, pero que muy contenta. Ejem, ejem… Sí, soy yo Jijiji. El nuevo bodyplan ha funcionado de forma maravillosa, y eso que he tenido unos cuantos viajes de por medio. El mes y medio que le he dedicado ha bastado para notar ciertos cambios. Reconozco que el estancamiento de octubre me tenía algo asustada. Pero no, el cuerpo es agradecido y los músculos tienen memoria (ñiñiñifrasemolesta).

En relación a la alimentación/intolerancias, he vuelto a sentirme genial. Y eso que no lo hago 100% bien todo el tiempo, pero a partir de octubre se suponía que ya podía reintroducir todos los alimentos que tenía prohibidos. Así hice (quizá muy de golpe, my fault) y me empecé a encontrar peor por hacerlo sin ton ni son. Ahora, poco a poco, dosificando y no viniéndome arriba… me encuentro muy bien en general.

Es verdad que puntualmente, si me paso de lista y vuelvo a los viejos malos hábitos, me hincho en plan zepelín, pero lo normal es que tomar algo de pan, algo de maíz o leche de vaca no me ponga en órbita inmediatamente. Otra cosa es tomarlo de golpe todo a la vez, eso no, claro. He dejado los probióticos, aunque seguramente cuando empiece el festín navideño vuelva a tomarlos, solo para compensar un poco la devastación intestinal que se avecina. En definitiva, lo que he notado es que ya no me pasa nada por tomar un café con leche de vaca, por ejemplo, pero que si lo acompaño de tostadas, luego a medio día como pasta y ceno, qué se yo, cualquier cosa con atún, pues que sí, obviamente muero (por dentro). Pero si lo tomo en pequeñísimas dosis todo va bien, incluyendo la comida mexicana (que fue lo que me llevó a darme cuenta de que algo iba mal). En cualquier caso, siempre que haya opciones que se adaptan a lo que trato de evitar (leche de vaca, trigo, maíz y marisco, principalmente), lo evito y así tengo más margen de maniobra.

purewow.com
purewow.com

Reduje la cantidad de caprichos y un poco el picoteo en general, limitándolos a esos momento de ocio que para mi son totalmente imprescindibles: cuando quedo a tomar vinos con mi madre o con amigas, cuando salgo a cenar a un restaurante delicioso… Ahí sí que no miro ingredientes. Creo que es una de las claves, tenemos que pensar si compensa ese antojo o por el contrario será un minimomento de júbilo y luego nos sentiremos mal . Igual llegar a casa un martes y ponerse a comer guarradas así porque sí no tiene mucho sentido y es mejor dosificarlas y usarlas como mini premios (¡me siento como si fuera parte de un experimento!). Esto dependerá de cada cual, a mí de momento funciona. Por ejemplo, la pasada semana he desayunado como una beauty guru TODOS los días… pues creedme que hoy voy a ir a mi cafetería favorita a tomarme mis tostadas y mi caffé latte. A lo mejor me vuelvo súper loca y pido DOS lattes. Muajaja, tocrazy.

El ejercicio va viento en popa. Y tampoco es que me esté matando y yendo 6 días a la semana, si voy cuatro ya me conformo.  Subir pesos fue la clave, focalizarme en piernas y en el día escoba, caminar más este mes y medio… Todo me ha ayudado. Creo que he perdido grasa o… no sé cómo llamarlo. No he adelgazado, no tenía que hacerlo, pero me noto más esbelta, o menos hinchada… En fin, igual es un estado mental, pero me estoy notando mucho el ejercicio y la buena dieta. Me gusta hacer esto precisamente ANTES de Navidad. ¿Por qué? Porque me conozco y, si no, caigo en una inercia de hacerlo mal, de yaquémásda que no me gusta. Luego SIEMPRE vuelvo a querer cuidarme en algún momento, y dejarme llevar tanto equivale a retomarlo desde un punto mucho más crítico y un poco disgustada conmigo misma.

565a6952c23a4a2f1f1f79e20462c1ab

Mis próximos objetivos son:

  • Comprar los probióticos para evitar grandes males y darle mismitos al intestino después de la traca de final de año.
  • Probar el tema de los ayunos intermitentes (tan de moda). Creo que no seré capaz, pero me gustaría saber si compensa, si notas algo a nivel encontrarte mejor (con más energía)…
  • Incrementar, las semanas que pueda, el ejercicio de brazos: aunque focalizo pierna, reconozco que mis brazos no me gustan mucho y quiero seguir dándoles tute. El problema del brazo colgandero (parte del tríceps descolgada) es que la típica cosa que va pasando paulatinamente con la edad , no te das ni cuenta, y es muy difícil de revertir. Esto lo ve cualquiera, pero además lo estuve hablando con un monitor del gimnasio. No es una zona del cuerpo tan agradecida con el ejercicio cuando el daño ya está hecho y el trabajo de prevención es CLAVE.

Hasta aquí! El próximo día más…

LA IMPORTANCIA DE LOS MIMOS

A veces me da la impresión de que todo lo que hacemos para estar bien (aka-guapas o como se quiera decir) ha de suponer un esfuerzo o algún tipo de restricción. A medida que tomas conciencia de lo que le sienta bien a tu cuerpo, muchas veces debes dejar atrás cosas que gustan mucho. Personalmente vivo muy en el “debes“: debes hacer ejercicio, comer esto, no comer lo otro, hacer esto, no hacer lo otro. A veces me estreso yo sola.

Esta semana volví a hablar un buen rato con esta amiga mía dedicada a temas de salud-investigación, ya que me encanta su enfoque de la alimentación. Me alucina lo que sabe de enfermedades como el cáncer y lo relacionado que está con lo que comemos, me flipa su piel…Se nota que se cuida a base de comida y no de cremas caras, y eso es algo que me interesa cada vez más.

5fc53d09df6794edcc0b1f15d575af82.jpg
Enter a caption

Entre otras cosas (como el vinagre de manzana como antioxidante potentísimo y limpiador del organismo [tengo que investigarlo más] e insistirme en el tema del zumo de limón, que ella hace cada mañana sin excepción), estuvimos hablando de lo importante que es ser flexible o, más bien, indulgente con una misma. No se puede hacer todo siempre bien. Pese a que es una persona que, precisamente por conocer bien la industria alimentaria, evita miles de alimentos supuestamente sanos y otras trampas healthy que nos tienden los grandes fabricantes de mierdas varias, me dijo: oye, de vez en cuando relajo. Alguna vez en casa pedimos una pizza enooooorme familiar repleta de grasas y punto, no pasa nada, siempre que normalmente hagamos las cosas bien.

Me gusta esta idea (que no es nada nueva, obviamente), de poderse relajar un poco con las cosas. Reconozco que me encanta salir a comer, que me flipa el queso, el vino, las aceitunas, los helados, los snacks llenos de glutamato…. ¡Me gustan mucho!. Y vivir en una sensación constante de privación me produce mucho estrés, creo que innecesario. ¿Por qué? Por que ni soy modelo, ni vivo de mi físico y porque a nadie le importa, más que a mi, lo bien o mal que yo me vea.

8143021c291c26696cd13cd755a26059.jpg
Coffelovers

Todo este discurso happy puede parecer contradictorio con ir al gimnasio de forma consciente, mirar lo que como (en general) y darme muchos productos cosméticos. Pero no lo es. Voy al gimnasio de forma consciente y con objetivos porque me ha dado una confianza en mí misma que jamás antes había tenido. Antes siempre pensaba que ojalá tuviese el cuerpo como una modelo. Cuando empecé a entrenar en serio, un poco al tuntún y francamente no sé ni los motivos que me llevaron a ello, empecé a verme un cuerpo bonito y fuerte, súper femenino, y en el que me encontraba a gusto. ¿Era cuerpo de modelo? No, y menos mal, para optar a eso hubiera tenido que dejar de comer, literalmente, y creo que no me vería bien en un cuerpo tan delgado, ya que no es mi constitución. También, obvio, cuido lo que como, entre otras cosas porque si hago deporte fuerte mi cuerpo no puede vivir a base de tostadas de pavo, tengo que comer contundente pero hay que elegir bien lo que le das y evitar lo que te sienta mal. Además quiero que mi piel, mi pelo y mis uñas se vean bien, y para eso hay que comer las cosas adecuadas, no bollitos de marcas de cereales supuestamente llenos de fibra (aunque realmente son puro azúcar). Y me doy muchos potingues y me maquillo porque me encanta la cosmética y el maquillaje. Ese momento del día de endiosarme antes de salir o al volver a casa es oro puro, forma parte de mi autoestima y de quererme a mí misma. Creo que si te lo puedes permitir y te apetece gastarte 50 euros en un tónico, debes hacerlo. Te lo mereces, ¿porqué no? Apetece mucho más limpiarse la cara si sabes que luego te vas a dar ese producto que tanto te gusta y que te hace sentir tan bien. La cosmética es más eso que hacer milagros con las arrugas…

photo-1522322904670-5cf2a8529d21.jpg

Y por eso mismo creo que de vez en cuando está genial permitirse vaguear un poco, comer alguna cosa insana… Yo noto que cuando hago eso luego vuelvo con muchas más ganas a la vida sana. No sé si me estoy explicando. Que creo que tanto ir a hacer pierna al gimnasio porque te apetece tener un buen jamón firme como, en un momento dado, devorar una pizza enorme con tus amigos, tiene que ser parte de estar bien y de mimarse el cuerpo y el alma (un poco cursi ha quedado, sí). La parte psicológica es fundamental, y saber que no restringes cosas en plan locura y que si te apetece en un momento dado algo más graso, lo podrás comer, invita a ser más constante cuando el cuerpo puede serlo. La promesa del premio es maravillosa…

 

Y YA, LOS ÚLTIMOS CAMBIOS

Como decía estos días, he seguido introduciendo cambios. Toca hablar de cuerpo y de algunas cosillas sueltas que, en mi opinión, también me han servido mucho.

En cuanto al cuerpo, ya comenté aquí lo de dejar de hacer 2+2 (pierna+ tren superior), e introduje algunas variaciones, aumenté los pesos… Me he notado más agujetas y que me sentía, en general, mucho más fuerte. Y bueno, compré unas mallas nuevas negras, petadas, con transparencias…. De estas que te apetece estrenar y ponerte sin parar porque te sientes absolutamente pibón con ellas. Eso motiva bastante para ir al gimnasio, como ya mencioné :).

1b3691dd902919c823ef11ff2df7531f
HerCampus

He tratado de combinar esto con aumentar la comida sana sin límites y cortar un poco los vicios entre semana, compensando comidas copiosas con cenas ligeras y siendo muchísimo más estricta con los alimentos que me provocan intolerancia. He dejado el pan del todo, el café lo tomo solo o lo cambio por té con hielo… Y estoy encantada con los resultados. Me noto mucho más ligera, menos hinchada.

No es una cuestión de calorías, de verdad, es una cuestión de volver a comer lo que sé que me sienta bien, dejando los caprichos para el fin de semana y ateniéndome mucho a las consecuencias. El viernes cené pizza y mozzarella de bufala, pero como durante la semana lo había hecho bien, me no me encontré especialmente mal después. También es que no era pizza preconizada con mil historias, era un sitio de masa casera, productos pijolis y demás. Eso también se nota.

Otro de los cambios de los que más orgullosa estoy, y que me encantaría desarrollar más adelante, es que dejé de fumar socialmente. Me costó un poco al principio, pero ya no lo necesito en absoluto. He fumado alguno suelto (2 en el último mes) y como no tengo ese enganche, siento que no me apetece. Es como si fueran los primeros cigarros que fumas en tu vida, que te saben hasta mal y te ahogan. Pasando totalmente. No sólo es malísimo para la salud y provoca cáncer, es asqueroso para TODO. Y poniéndonos en plan hiper-frívolas, es lo peor para la belleza.

tumblr_m8g7oiicp61r4uzx0o1_500.jpg
NovellaRoyale. Pensemos en la mala piel de esta señora AHORA.

Finalmente, he añadido un par de suplementos guays que me animan a empezar el día con ganas de hacerlo bien. Por un lado, tomo un gran vaso de agua con los polvos de The Mane Choice para el pelo. Están bastante pasables de sabor y, si soy sincera, me lo estoy notando mucho. Especialmente en las cejas, lo cual no sé si me encanta, pero desde luego es una prueba de que funciona. Me noto el pelo genial y, en esta época, me apetecía introducir algo concreto para el tema capilar.

A los polvos del pelo le he sumado las gotas antioxidantes del Dr. Brandt (antioxidant water booster). Simplemente se echa una pequeña cantidad en el agua, batido, zumo (lo que quieras) y promete que te ayuda a la desintoxicación general del cuerpo y que contiene antioxidantes como el polifenol. Es pronto para saber resultados, pero de momento me resulta muy cómodo y tenía ganas de probarlo! Tengo en mi poder el Beauty Dust, pero no quiero probarlo todo a la vez.

Estoy FELIZ con los cambios.

RECOGIENDO CABLE: LO QUE HACÍA MAL

Bueno, pues tras una bochornosa desaparición de casi un mes, vuelvo al redil lamiéndome las heridas. Por motivos del guión estuve descontrolada varias semanas. Eso por un lado. Por otro, estaba equivocada en varias cosas y me he dado de bruces con la realidad. Veamos.

photo-1443131307017-4097c8ac7763

¿Os acordáis de cuando dije que lo de que el agua con limon en ayunas no servía para nada y que solo las modelos y gente fatua se creían de verdad esa pamplina? Pues resulta que estaba muy equivocada. No solo no es una moda absurda, sino que al parecer tiene beneficios reales comprobados por la ciencia. Una amiga, ajena al mundo belleza, pero bien cercana al mundo médico-investigación contra en cáncer-nivel pepinazo me lo confirmó. Me dijo, literalmente, que estaba demostrado por estudios de nosequé universidad y bablablabla (palabros médicos que me transmitieron confianza…) Vamos, que sí, que sí que es bueno para el sistema digestivo. Y todo lo que sea bueno para mi tripa merece una oportunidad. Lo he empezado a hacer. Reconozco que todos los días es imposible, pero quizá congele cubitos de hielo de zumo de limón para tenerlo preparado.    O me compre una botella grande y preciosa de cristal para dejar preparado un litro para dos o tres días…

photo-1529343615935-9e41f4a955d9.jpg

Otro tema que me traía de cabeza era lo del desayuno, como ya os conté aquí. He estado más o menos desde septiembre en un bucle de autocompasión (tengo hambre – sólo hay trigo – tengo hambre – solo hay trigo) y, de verdad, lo paso fatal cuando tengo hambre (¿quién no?), no puedo ni pensar, no me puedo ni concentrar en el trabajo. ¡Además sin necesidad!. Había vuelto entrenar fuerte, era LOGICO tener ganar de comer locas si quemaba tanto. Buenovale. Pues al final, después de una semana de comer a dolor en el país de la grasa, decidí que quizá, mi creencia de que soy una persona que no desayuna me estaba haciendo mucho daño.

Asi, llevo unos tres días desayunando esto:

  • batido de apio+ platano+ frutos secos+ semillas + agua
  • MUCHA avena con café y leche de nuez + cacao puro + chia
  • suplemento capilar en un vaso de agua

Sí, soy un pelín extremista. Todo esto a las 8 am. A las 15’30, cuando como de verdad, aún estoy digiriendo cual boa constrictor. Creo que he encontrado la clave. Y tampoco es que me sienta muy pesada, la verdad. ES RARO. Me siento llena en el sentido bueno, dietístico, de la palabra. O, al menos,  en el de no entrar al bar cual zombie poseída

giphy
¡TORTILLA DE PATATA!

Pues hasta aquí. Esta es la primera parte de mi vuelta al redil u operación pre-navidad.

Imagen portada: Janettemichaela tmblr