¡UY!

Ups. Qué vergüenza, ¡más de dos meses sin publicar ni una entrada! MAL! Estaba, de hecho, bastante orgullosa de mi ritmo de publicaciones de las ultimas semanas. Todo iba bien, me estaba cuidando, había vuelto incluso a leer (novelas y tal, no sólo VERNE y websites de belleza), estaba encontrando un buen equilibrio vital cuando…zassssss, me cambié de trabajo, con ello de oficina y todo lo que eso conlleva. Entré en un bucle de caos nihilista.

¿Se nota lo MUCHO que me gusta la rutina? ¿He explicado lo puto histérica que me pone no saber qué va a ser de mi en los próximos meses, semanas…? Cuando leo entrevistas de fundadores de startups/freelancersporelmundo/emprendedores mochileros y demás fauna milennial “inquieta y creativa” que disfruta de “vivir la vida según viene y de improvisar” se me ponen los pelos de punta. Gracias, pero NO, gracias. Dame una buena rutina, que ya me encargo yo de ser feliz y creativa por mi cuenta con mi weeklyplanner de colorines planificando cosas. Esa gente puede irse a abrir un hotelito rural en las costas de Tailandia, que YO ESTOY BIEN tal y como estoy.

Bueno, que me puse nerviosa y me olvidé de que tenia un blog. ¿Me he cuidado este tiempo? Ehhhhh bueno. Bastante tenía con lo mío. A ratos he estado fatala, a ratos retomaba, luego no comía en tres días (nervios), luego comía 8500 calorías en una cena. Todo muy irregular. Al menos ahora estoy durmiendo bien y algo más seria con el ejercicio. BIEN.

Pero estoy súper contenta. Gimnasio nuevo, quizá piscina, puede que me apunte a Yoga… Nueva rutina facial veraniega y nueva rutina de deporte. Estoy EMOCIONADA: nuevas rutinas. Salivo solo de pensarlo. Pero me he portado TAN mal estas semanas…ayyyyy :(.

a20122f271aa0676ac40da00ad67b6cf

Estoy ultramotivada. YAY.

 

BELLEZA BAJO MÍNIMOS

No es extraño que cuando viene una racha difícil se nos junte todo. Es decir, es fácil que se nos solapen épocas de mucho trabajo, con épocas de ponerse mala y de pereza extrema. A mí me suele pasar así. Es como cuando no te llama nadie en toda la mañana, vas un segundo al baño y, solo entonces, te llaman tu jefa, tu madre, la persona ilocalizable a la que llevas días intentando contactar…TODAS a la vez. En un margen de tres minutos y medio. Pues lo mismo pasa con las rutinas de belleza. Sueles estar relajada y feliz, haciéndolo más o menos bien, hasta que se te junta el estrés laboral, con el cansancio, la enfermedad y los compromisos familiares. La vida sería muy aburrida si no pasasen estas cosas, ¿no? Así es la el ciclo de la vida y el ciclo de la belleza.

Nunca hay un momento perfecto en que todo esté bajo control y tengamos ganas todo el rato de cuidarnos, hacer deporte y comer aguacate (aunque a mí personalmente me el aguacate me apetece todo el tiempo). Así que, tras afrontar esa verdad verdadera, he decidido que cuando pase por esta clase de épocas desmotivadoras, las voy a contrarrestar con mis grandes estrategias de belleza bajomínimos. Esto es…

@annaliasko
@annaliashko

No abandonar el deporte. Se puede combinar el cardio suave (ir andando a todas partes) con ratitos de pesas. Lo de no ir al gimnasio porque no vas a hacer tu maravillosa rutina full body de hora y media es una trampa mortal cuyo resultado puede ser no pisar la sala de pesas en tres semanas. Vale más ir al gimnasio aunque sea media hora y hacer ejercicios muy intensos y que trabajen grandes grupos musculares, que no ir en absoluto. El cuerpo se mantiene y, lo mejor, la mente fit también. Yo al menos uso esta táctica para mantenerme en modo activo, y por eso aquí comenté que era especialmente importante que el gimnasio que elijamos esté relativamente cerca de casa o del trabajo, para poder hacer esas pequeñas escapadas en caso de necesidad imperiosa y mantener la actitud activa.

No ceder a la pereza culinaria. Esto me cuesta horrores. Soy capaz de no cenar con tal de no cocinar, eso es así. Pero el que no me haya muerto de inanición por alimentarme de colacaos y pan de centeno no quiere decir que eso esté bien. No me gusta nada dejar de comer fruta, es una de las cosas que mejor me sientan. Tampoco me gusta encontrarme la nevera vacía y sin nada rico que comer. Desde que descubrí el mundopuré, soy mejor persona. Me da mucha satisfacción dedicar mis tardes de domingo a cocinar un puré que me solucione las cenas de la semana. También me aseguro de tener suficiente fruta en casa, especialmente si sé que la semana va a estar terriblemente ocupada y no me va a dar tiempo a comprarla.

3ab592164545045953c15e1b3d6d67a7

Decir que no. Esto va más allá de la belleza, pero me lo tengo que aplicar más como base de mi paz mental. Me he dado cuenta de que esta semana (escribo siendo lunes) tengo (además del trabajo): conferencia vespertina, concierto, clases particulares y quedada con amigas (cancelando una clase de Pilates que me va muy bien). ¿Y dónde queda ese maravilloso tiempo para estar tirada leyendo o, simplemente, para hacer deporte, hacer la compra y cuidarme? Esto es muy yo: peto la agenda y luego me quejo de que no tengo tiempo para mí. Uno de mis grandes propósitos es saber decir NO a los planes y dejar de hacer malabares vitales para llegar a todo. Porque, no nos engañemos, es culpa mía no saber marcar los limites y apuntarme a TODO. ¿Quién me manda?.

Mimos varios. Como soy una obsesa de la belleza persona muy curiosa, tengo muchos productos de belleza acumulados de estos que no son para todos los días, tipo mascarillas faciales o capilares, aceites exuberantes, cremas untuosas para pies, mascarillas para manos (¡!)… y demás parafernalia que no tengo tiempo de usar normalmente. Mi objetivo es aprovecharlas más. ¿Por qué? Porque, al margen de su efectividad objetiva, tienen un componente psicológico de cuidado muy importante. Dedicarme unos minutitos al día y usar cosas que tengo abandonadas por falta de tiempo me conecta conmigo misma y me da la sensación de que me estoy priorizando. También me encanta escribir aquí, ver fotos de cosas bonitas, leer o hablar un buen rato con mi pareja. Todo vale para olvidarse del trabajo y de las neuras varias.

Creo que es el resumen perfecto. Cuidarse en todos los sentidos aunque estemos hostilizadas… ¡a ver si me aplico el cuento!

¡Feliz semana!

 

PROPÓSITOS 2019

Qué perecita, ¿eh? Sí, lo reconozco, es un poco bajona empezar, una vez más, con el tema de los propósitos de año nuevo. Pero en fin, soy animal de costumbres y me gusta marcar pequeños mini objetivos vitales (biuty-ales? juas) para no desfallecer y trazar así un pequeño caminito para 2019.

En primer lugar, para no entrar en modo debes, voy a analizar las cosas que en 2018 me han ido bien, que son, básicamente, los últimos cambios que he ido haciendo. Tras un par de años LOCOS a nivel laboral y de relativo abandono físico, esto es lo que he incorporado/recuperado que me ha ido de maravilla:

  • Prueba de intolerancias: eliminar esos alimentos (de entrada) para luego volver a ellos cual hija pródiga. Ha sido bien, es bien y seguirá siendo bien en 2019. Me gusta mucho esa idea de limitar en el día a día lo que me sienta regular (habiendo solucionado el tema del hambre mañanera) y luego el finde dejarme ir: café late, tostadazas, pizza… TODO. Salvo aquellas veces en las que, de pronto, mi cuerpo me manda a la mierda y se pone a morir, ahí sí que paro. Pero son pocas, para la caña que le doy. Merece la pena y, por tanto, mantenemos este frágil equilibrio en 2019. Yuhuu! Además, algunas cosas son MUY fáciles de eliminar (pasta de trigo, por ejemplo).
  • NO fumar socialmente (salvo momento hiper- festivos). HURRA.
d6c959d9dea0fed53f326f40fd0b29fe
collagevintage
  • Volver al ejercicio tras dos años de letargo por motivos laborales. Es LA salud. Me siento mejor, con más energía, más guapa, con más confianza. Este punto lo es TODO para mí y quiero contar porqué más adelante.
  • Limpieza con cepillo. En serio, me tiene increíblemente alucinada este invento. Buena cara al instante. Lástima que normalmente me lo hago por la noche y es mi almohada la que acaricia ese cutis maravilloso que me deja.
  • Pequeño descubrimiento: Crema All Over Butter de Chatham. No soy muy de recomendar productos porque la piel de cada cual es un mundo y me da un poco de apuro ponerme en plan gurú, me parece complicado acertar. Solo he recomendado un par de cositas que, bien porque me fliparon, bien porque no había oído hablar de ellas en los canales biuty que frecuento, me parecieron interesantes (como mi autobronceador definitivo, el cacao más guay que existe o mi buena cara en bote). Hay tantas y tantas cosas y tantísima información disponible que es absurdo tratar de que nuestra opinión resalte o ayude a alguien. Pero bueno, en fin, esta crema tan rara que me regaló my atopic BFF es la bomba y se merecía una mencioncita . Desde hace algo más de un mes tengo la cara con rojeces “duras” y que pican (ronchas, vaya). No me aliviaba nada (¡ni aceites!) hasta que me acordé de esta pastaza (no es una crema especialmente ligera…) que de vez en cuando me daba por las noches. Mano de santo. Bienestar en mi piel. Cutis Zen. No sé si podré comprarla de nuevo porque la venden en USA y no es una marca conocida, pero estaré sobre el radar. Encima tirada de precio. Muy recomendada si sois de piel sequita. Los ingredientes son una pasada. Me hubiera gustado saber el origen de las ronchas, btw, pero se fueron sin decir adiós.

b65cac6c024c03017ed863d9db993822

Ahora sí, cosas que me motivan para el 2019 y propósitos belleciles (aparte van los buenos propósitos de corte moral tipo ser mejor persona, llamar más a mis padres, ser cariñosa con mis amigas y más ecuánime con mi medusa). Este blog no va de eso, aunque he de decir que cuando te sientes bien contigo misma, al final estás de mejor humor y eso redunda en que a tu lado reine el amor y el buen rollo. Así que… cosas que quiero hacer:

  • Me ha dado la ventolera de que quiero apuntarme a Pilates. Tras dar la coña con que solo hago pesas, se me ocurrió apuntarme a meditación. Luego dije que yoga. Todo ello derivó en  Pilates, que sé que nada tiene que ver con lo anterior.  Se llama ser muy caprichosa voluble. En cualquier caso, estoy super interesada en el tema de la flexibilidad y ya me ha pasado varias veces que, estirándome, me han dado vergonzosos tirones musculares. Veremos lo que me duran el venazo y la paciencia.
  • Dejar el azúcar lamayorpartedeltiempo: nueva obsesión. Llevo unas dos semanas huyendo/ evitando y no me resulta muy complicado en la vida normal, pero tengo momentos puntuales en que NO ME DA LA GANA. Creo que me gustaría escribir un post reflexión sobre ello más adelante, si merece la pena o no… En general, traquear la experiencia y ser sincera conmigo misma respecto a las renuncias que estoy dispuesta a hacer en ese sentido. Por ejemplo, escribiría sobre ello ahora, pero vengo de comer turrón con donuts y me parecería absolutamente incongruente. Es un tema sobre el que, simplemente, quiero leer más a fondo y quitar lo que pueda sin caer en modo conspiranoico.
michèle krusi
#MichèleKrusi
  • No merendar comida chunga: superar la pereza que me da hacerme un batido y hacerlo: cojo energía para el gimnasio y es una buena oportunidad para tomar más fruta.
  • Cenar ensaladas gigantes: antes lo hacia casi todos los días, ahora me da mucha fatiga, aunque sé que me sienta genial. Pero ayer por ejemplo, en plan detox, cené una ensalada gigante con espinacas, zanahorias, pollo, aguacate… y que me quedé súper saciada. Igual retomo ese hábito.
  • Investigar el tema de los ayunos. Lo veo muy complicado por el café mañanero, pero cuanto más leo sobre ello, más me interesa. En ningún caso para todos los días, pero sí en momentos puntuales post cenas pantagruélicas.
  • Volver a caminar por el placer de caminar y de ir andando a todas partes.
  • Dejar de fumar totaaaalmente y beber menos. Con la tontería de que el vino tiene polifenoles (?) y es antioxidante y blablabla creo que soy un poco señora mayor borrachina. Todos los días ceno vino. Además, me he aficionado en plan pedarda, es decir, voy a una bodega/tienda especializada rollo Gourmet y me dejo embaucar aconsejar por la dueña. Empieza a ser un hobbie entre caro (hociquito fino que tiene una) e insano. Está bien saber algo de vinos, ¡pero tampoco hay que hacer un máster!.

¡TA-DÁ!¡Eso es todo! Creo que son cosas razonables y más o menos asequibles. 2019 va a ser un año increíble, lo presiento…!

CUIDARSE ES DE BOBAS

Estoy cabreada. Mucho. Estoy harta de que se asuma que si te cuidas, te interesa lo que comes, te interesa tu aspecto, el maquillaje, lo que sea, el mundo asuma que eres una superficial. Una alelada que, a la pobre, no le da para más la cabecita.

Hace unos días estaba yo viendo  (más bien escuchando de fondo, estaba haciendo otras cosas a la vez, famoso multitasking) un vídeo de una maquilladora en YouTube y recibí el maravilloso input de que porqué perdía mi tiempo en ver eso, pudiendo ver interesantes vídeos sobre política internacional, macroeconomía o sociología. Ja. Gracias, no sabía que existían, me he pasado  casi veinte años de mi vida reventándome a estudiar para alcanzar la excelencia académica y conseguir un trabajo súper top  que me encanta precisamente viendo vídeos de Tati. Sí señor.

Muchas gracias. Necesitaba que alguien me ilustrara, me hablara del New Yorker, The Atlantic, The Economist. No sabía que existiesen Le Monde Diplomatique ni Monocle. Es que ni idea, oiga, yo solo veo a cuatro matadas de youtube que hablan de belleza y potis. A mí no me preguntes, sólo soy una chica.

tenor.gif

 

 

 

LA IMPORTANCIA DE LOS MIMOS

A veces me da la impresión de que todo lo que hacemos para estar bien (aka-guapas o como se quiera decir) ha de suponer un esfuerzo o algún tipo de restricción. A medida que tomas conciencia de lo que le sienta bien a tu cuerpo, muchas veces debes dejar atrás cosas que gustan mucho. Personalmente vivo muy en el “debes“: debes hacer ejercicio, comer esto, no comer lo otro, hacer esto, no hacer lo otro. A veces me estreso yo sola.

Esta semana volví a hablar un buen rato con esta amiga mía dedicada a temas de salud-investigación, ya que me encanta su enfoque de la alimentación. Me alucina lo que sabe de enfermedades como el cáncer y lo relacionado que está con lo que comemos, me flipa su piel…Se nota que se cuida a base de comida y no de cremas caras, y eso es algo que me interesa cada vez más.

5fc53d09df6794edcc0b1f15d575af82.jpg
Enter a caption

Entre otras cosas (como el vinagre de manzana como antioxidante potentísimo y limpiador del organismo [tengo que investigarlo más] e insistirme en el tema del zumo de limón, que ella hace cada mañana sin excepción), estuvimos hablando de lo importante que es ser flexible o, más bien, indulgente con una misma. No se puede hacer todo siempre bien. Pese a que es una persona que, precisamente por conocer bien la industria alimentaria, evita miles de alimentos supuestamente sanos y otras trampas healthy que nos tienden los grandes fabricantes de mierdas varias, me dijo: oye, de vez en cuando relajo. Alguna vez en casa pedimos una pizza enooooorme familiar repleta de grasas y punto, no pasa nada, siempre que normalmente hagamos las cosas bien.

Me gusta esta idea (que no es nada nueva, obviamente), de poderse relajar un poco con las cosas. Reconozco que me encanta salir a comer, que me flipa el queso, el vino, las aceitunas, los helados, los snacks llenos de glutamato…. ¡Me gustan mucho!. Y vivir en una sensación constante de privación me produce mucho estrés, creo que innecesario. ¿Por qué? Por que ni soy modelo, ni vivo de mi físico y porque a nadie le importa, más que a mi, lo bien o mal que yo me vea.

8143021c291c26696cd13cd755a26059.jpg
Coffelovers

Todo este discurso happy puede parecer contradictorio con ir al gimnasio de forma consciente, mirar lo que como (en general) y darme muchos productos cosméticos. Pero no lo es. Voy al gimnasio de forma consciente y con objetivos porque me ha dado una confianza en mí misma que jamás antes había tenido. Antes siempre pensaba que ojalá tuviese el cuerpo como una modelo. Cuando empecé a entrenar en serio, un poco al tuntún y francamente no sé ni los motivos que me llevaron a ello, empecé a verme un cuerpo bonito y fuerte, súper femenino, y en el que me encontraba a gusto. ¿Era cuerpo de modelo? No, y menos mal, para optar a eso hubiera tenido que dejar de comer, literalmente, y creo que no me vería bien en un cuerpo tan delgado, ya que no es mi constitución. También, obvio, cuido lo que como, entre otras cosas porque si hago deporte fuerte mi cuerpo no puede vivir a base de tostadas de pavo, tengo que comer contundente pero hay que elegir bien lo que le das y evitar lo que te sienta mal. Además quiero que mi piel, mi pelo y mis uñas se vean bien, y para eso hay que comer las cosas adecuadas, no bollitos de marcas de cereales supuestamente llenos de fibra (aunque realmente son puro azúcar). Y me doy muchos potingues y me maquillo porque me encanta la cosmética y el maquillaje. Ese momento del día de endiosarme antes de salir o al volver a casa es oro puro, forma parte de mi autoestima y de quererme a mí misma. Creo que si te lo puedes permitir y te apetece gastarte 50 euros en un tónico, debes hacerlo. Te lo mereces, ¿porqué no? Apetece mucho más limpiarse la cara si sabes que luego te vas a dar ese producto que tanto te gusta y que te hace sentir tan bien. La cosmética es más eso que hacer milagros con las arrugas…

photo-1522322904670-5cf2a8529d21.jpg

Y por eso mismo creo que de vez en cuando está genial permitirse vaguear un poco, comer alguna cosa insana… Yo noto que cuando hago eso luego vuelvo con muchas más ganas a la vida sana. No sé si me estoy explicando. Que creo que tanto ir a hacer pierna al gimnasio porque te apetece tener un buen jamón firme como, en un momento dado, devorar una pizza enorme con tus amigos, tiene que ser parte de estar bien y de mimarse el cuerpo y el alma (un poco cursi ha quedado, sí). La parte psicológica es fundamental, y saber que no restringes cosas en plan locura y que si te apetece en un momento dado algo más graso, lo podrás comer, invita a ser más constante cuando el cuerpo puede serlo. La promesa del premio es maravillosa…

 

COMER SANO SIN SER UN PARIA SOCIAL: NORMAS BÁSICAS

Si hace poco que has comenzado a cuidarte, bien porque estés comiendo sano en general, haciendo dieta en particular o porque te hayas apuntado al gimnasio, seguro que te apetece que el mundo sepa de tu hazaña, de tu particular cambio de vida. Pero debes saber que todo en la vida, incluso hacer dieta, tiene una serie de buenas maneras asociadas. Su propia etiqueta, si quieres. Es algo que deberás conocer si no quieres que tus amigos y familiares salgan despavoridos cuando sepan que te aproximas, pensando que vas a hablarles, por enésima vez, de las bondades de la quínoa. Así que… ¿cómo hacer dieta/empezar a cuidarte sin volverte medio idiota? Aquí tienes unas nociones  básicas para que te sigan invitando a fiestas y no te conviertas en un apestado social (con un tipo envidiable, eso sí). Continue reading “COMER SANO SIN SER UN PARIA SOCIAL: NORMAS BÁSICAS”

EL SECRETO DE LAS SOCIALITÉS PARA SALIR DE FIESTA

Siempre he pensado que ser una socialité, en el fondo, debía ser un poco de pereza. Es decir, tener taaaaaantos eventos, tantos compromisos, tantas fiestas… ¡a mi sólo de pensarlo me agota! Pero en realidad… igual no es TAN complicado si sabemos cómo bandear los saraos y quedar como reinas con nuestros anfitriones. Veamos cómo.

Continue reading “EL SECRETO DE LAS SOCIALITÉS PARA SALIR DE FIESTA”

CÓMO AFRONTAR LA RESACA CON DIGNIDAD

Podéis imaginaros por qué la publicación del post se ha retrasado… Efectivamente, este fin de semana he tenido una resaca como hacía tiempo. Muy lamentable, y todo culpa mía, por no calcular las consecuencias de no cenar y salir a tomar algo con mis amigos. Error número uno. De hecho, si cenáis, os ahorráis leeros el resto de trucos del post (o casi). Continue reading “CÓMO AFRONTAR LA RESACA CON DIGNIDAD”

ROSIE H Y LA SINCERIDAD

El otro día me puse a mirar las cosas que había escrito en este escaso mes y medio de publicaciones y me di cuenta que ya había colgado dos o tres fotos de la modelo Rosie H. Es que me encanta. En julio además leí una entrevista en InStyle USA (podéis ver un extracto aquí) y me gustó mucho lo abierta que se muestra con el tema de cuidarse, productos, rutinas… Continue reading “ROSIE H Y LA SINCERIDAD”