IT’S WORKING!

Bueno, bueno, bueno… Alguien está muy, pero que muy contenta. Ejem, ejem… Sí, soy yo Jijiji. El nuevo bodyplan ha funcionado de forma maravillosa, y eso que he tenido unos cuantos viajes de por medio. El mes y medio que le he dedicado ha bastado para notar ciertos cambios. Reconozco que el estancamiento de octubre me tenía algo asustada. Pero no, el cuerpo es agradecido y los músculos tienen memoria (ñiñiñifrasemolesta).

En relación a la alimentación/intolerancias, he vuelto a sentirme genial. Y eso que no lo hago 100% bien todo el tiempo, pero a partir de octubre se suponía que ya podía reintroducir todos los alimentos que tenía prohibidos. Así hice (quizá muy de golpe, my fault) y me empecé a encontrar peor por hacerlo sin ton ni son. Ahora, poco a poco, dosificando y no viniéndome arriba… me encuentro muy bien en general.

Es verdad que puntualmente, si me paso de lista y vuelvo a los viejos malos hábitos, me hincho en plan zepelín, pero lo normal es que tomar algo de pan, algo de maíz o leche de vaca no me ponga en órbita inmediatamente. Otra cosa es tomarlo de golpe todo a la vez, eso no, claro. He dejado los probióticos, aunque seguramente cuando empiece el festín navideño vuelva a tomarlos, solo para compensar un poco la devastación intestinal que se avecina. En definitiva, lo que he notado es que ya no me pasa nada por tomar un café con leche de vaca, por ejemplo, pero que si lo acompaño de tostadas, luego a medio día como pasta y ceno, qué se yo, cualquier cosa con atún, pues que sí, obviamente muero (por dentro). Pero si lo tomo en pequeñísimas dosis todo va bien, incluyendo la comida mexicana (que fue lo que me llevó a darme cuenta de que algo iba mal). En cualquier caso, siempre que haya opciones que se adaptan a lo que trato de evitar (leche de vaca, trigo, maíz y marisco, principalmente), lo evito y así tengo más margen de maniobra.

purewow.com
purewow.com

Reduje la cantidad de caprichos y un poco el picoteo en general, limitándolos a esos momento de ocio que para mi son totalmente imprescindibles: cuando quedo a tomar vinos con mi madre o con amigas, cuando salgo a cenar a un restaurante delicioso… Ahí sí que no miro ingredientes. Creo que es una de las claves, tenemos que pensar si compensa ese antojo o por el contrario será un minimomento de júbilo y luego nos sentiremos mal . Igual llegar a casa un martes y ponerse a comer guarradas así porque sí no tiene mucho sentido y es mejor dosificarlas y usarlas como mini premios (¡me siento como si fuera parte de un experimento!). Esto dependerá de cada cual, a mí de momento funciona. Por ejemplo, la pasada semana he desayunado como una beauty guru TODOS los días… pues creedme que hoy voy a ir a mi cafetería favorita a tomarme mis tostadas y mi caffé latte. A lo mejor me vuelvo súper loca y pido DOS lattes. Muajaja, tocrazy.

El ejercicio va viento en popa. Y tampoco es que me esté matando y yendo 6 días a la semana, si voy cuatro ya me conformo.  Subir pesos fue la clave, focalizarme en piernas y en el día escoba, caminar más este mes y medio… Todo me ha ayudado. Creo que he perdido grasa o… no sé cómo llamarlo. No he adelgazado, no tenía que hacerlo, pero me noto más esbelta, o menos hinchada… En fin, igual es un estado mental, pero me estoy notando mucho el ejercicio y la buena dieta. Me gusta hacer esto precisamente ANTES de Navidad. ¿Por qué? Porque me conozco y, si no, caigo en una inercia de hacerlo mal, de yaquémásda que no me gusta. Luego SIEMPRE vuelvo a querer cuidarme en algún momento, y dejarme llevar tanto equivale a retomarlo desde un punto mucho más crítico y un poco disgustada conmigo misma.

565a6952c23a4a2f1f1f79e20462c1ab

Mis próximos objetivos son:

  • Comprar los probióticos para evitar grandes males y darle mismitos al intestino después de la traca de final de año.
  • Probar el tema de los ayunos intermitentes (tan de moda). Creo que no seré capaz, pero me gustaría saber si compensa, si notas algo a nivel encontrarte mejor (con más energía)…
  • Incrementar, las semanas que pueda, el ejercicio de brazos: aunque focalizo pierna, reconozco que mis brazos no me gustan mucho y quiero seguir dándoles tute. El problema del brazo colgandero (parte del tríceps descolgada) es que la típica cosa que va pasando paulatinamente con la edad , no te das ni cuenta, y es muy difícil de revertir. Esto lo ve cualquiera, pero además lo estuve hablando con un monitor del gimnasio. No es una zona del cuerpo tan agradecida con el ejercicio cuando el daño ya está hecho y el trabajo de prevención es CLAVE.

Hasta aquí! El próximo día más…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: