LAS MEDUSAS

No sé si habéis leído la segunda parte de El diario de Bridget Jones. Yo lo he leído mil veces porque me encanta. Me parece un libro genial, aunque ahora cuando lo releo, ciertas cosas me rechinan bastante por machistillas y otras, simplemente, me suenan a chino. Lo de no tener móvil ni whatssap es una cosa que ahora nos parece casi de ciencia ficción, y ha hecho que muchas de las aventuras y desventuras de Bridget, basadas en no moverse de su casa por si su amado la telefoneaba al fijo (¡!) en el preciso instante en que ella bajaba a comprar leche, nos suenen muy vintage o, directamente, desfasadas. Bridget hoy día compraría leche (de soja) on line y, lo más seguro, tendría Tinder. Pero, entre tantas cosas superadas, hay una que sigue tan actual como cuando Fielding escribió sus novelas: se trata de las medusas

Si recordáis, en la segunda parte de la historia, había un personaje odioso, una chica guapísima y muy, muy petarda. Se llama Rebecca. Es, según Bridget, una medusa: es suave, elegante, de movimientos envolventes, se acerca a ti delicadamente, te quedarían embobada mirándola, si no fuera porque cuando te descuidas, la medusa te mete un picotazo. Cuando te giras sobresaltada, la medusa ya se está yendo, tan elegantemente que podrías incluso pensar que no ha sido ella quien te ha picado. Pero tú sabes que sí, que te ha atacado a la mínima que has bajado la guardia.

755782cc1ca0a4a47b5c154f01bee0c6

Pues resulta que las medusas existen, yo también las he vivido y estoy tratando de lidiar con una que me tiene aburrida. Aunque parece muy inofensiva, en cuanto me relajo aprovecha para aguijonearme. Comentarios tipo: la verdad que tienes muy mala cara hoy, uy, ¿te han salido MÁS canas?, sí que se te nota que has cogido peso…¡pero se te ve mejor cara!…y así. Es todo más o menos sutil, a veces creo que puede ser paranoia mía, que me estoy volviendo muuuuuy susceptible, pero otras veces creo que claramente hay algo raro… Uy, ¿te interesa la fotografía? Vaya, pues tengo como quinientas entradas en exclusiva para la inauguración de [nombre de fotógrafo de relumbrón], lástima que ya las haya dado TODAS y no puedas venir… 

olivia edit
oliviaedit

Me enerva. Como digo, ni siquiera estoy segura de que no sea todo fruto de mi loca imaginación. Porque todos estos comentarios y gestos sutiles los envuelve en un especie de peloteo extraño, de zalamería sospechosa que… no sé, no sé. Me escama. Que si que mona voy hoy, que si a ver si tomamos café juntas a media mañana. Creo que me está luzgaseando. He probado a ser muy maja, a ser muy seca, a ir a mi bola, a hacer como que no me he enterado del comentario…. Nada la hace desfallecer ni se acomoda a su gusto, no parece que vaya a detenerse y, la verdad, no sé bien qué quiere, si es que quiere algo. Ñeh.

 

Featured image: georgette

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: