COMER SANO SIN SER UN PARIA SOCIAL: NORMAS BÁSICAS

Si hace poco que has comenzado a cuidarte, bien porque estés comiendo sano en general, haciendo dieta en particular o porque te hayas apuntado al gimnasio, seguro que te apetece que el mundo sepa de tu hazaña, de tu particular cambio de vida. Pero debes saber que todo en la vida, incluso hacer dieta, tiene una serie de buenas maneras asociadas. Su propia etiqueta, si quieres. Es algo que deberás conocer si no quieres que tus amigos y familiares salgan despavoridos cuando sepan que te aproximas, pensando que vas a hablarles, por enésima vez, de las bondades de la quínoa. Así que… ¿cómo hacer dieta/empezar a cuidarte sin volverte medio idiota? Aquí tienes unas nociones  básicas para que te sigan invitando a fiestas y no te conviertas en un apestado social (con un tipo envidiable, eso sí).

  • No te pases el día hablando de ello: esencial. Transmite una sensación rara, como de falso orgullo y profundo descontento a la vez. Hace dos semanas coincidí en una cena con una conocida a la cual, como digo, no conozco mucho. A lo largo de la velada mencionó unas ocho veces que estaba a dieta. A la primera, le di la enhorabuena (¿) y le dije que la veía fenomenal. A la quinta ya no supe dónde meterme y se me hacía muy pesado que el tema saliese constantemente. Vale que estés a dieta, pero no seas monotemático, acabarás por aburrir al personal, que te mirará pasmado con cara de cuéntamemás mientras devora un platazo de pasta con queso o un delicioso postre que tú no puedes tomar.

tenor

  • No pontifiques: esto ya es el siguiente nivel. Cuando adoptamos unas serie de costumbres sanas, especialmente si tienen que ver con la alimentación, intolerancias o gluten, existe una tendencia exagerada a pontificar y a juzgar cómo comen/ se cuidan los demás. Evidentemente, todos tenemos opiniones formadas, pero a veces conviene guardárselas. Si estoy comiendo una pizza 9 quesos, no me hables de la maldad de los lácteos, o, si me pido una hamburguesa, intenta no martirizarme con lo de las grasas trans y las hormonas en la carne. Si te apetece hablar de esos temas, es mejor que te hagas un blog ;).
  • Tampoco acapares la conversación con cuestiones tipo: intolerancias, peso, alergias, lo mala que es la leche de vaca… Cuando me hice el dichoso test de intolerancias este verano estaba flipada con los resultados. Me parecía increíble ser intolerante a cosas tan específicas y todo el tema me fascinaba. Y sí, creo que en mi entorno dí bastante la tabarra con el temita. Ahora me arrepiento un poco. Debí ser súper pesada.
  • No esperes que te preparen comida especial: uffff. Esto es peliagudo. Si tienes intolerancias de estas totalitarias (trigo, maíz, levadura) quizá sea MUUUUUCHO pedir que te preparen comida especial si acudes a una cena. En muchos sitios hay opción para celiacos o menú con intolerancias especificadas, pero normalmente, a no ser que tengas mucha confianza con el anfitrión, si crees que no podrás comer nada del menú, es mejor que declines la invitación a la cena y vayas más tarde, porque cocinar para gente intolerante es muy difícil, especialmente si no se está familiarizado con el tema. Tampoco esperes tratos de favor si simplemente estás a dieta. O comes poco de lo que hay, o simplemente ve más tarde al evento, saltándote la parte de la comida, aunque explicándole al que organiza que tienes ciertas restricciones. Si vas, tendrás que comer de lo que pongan y NO advertir en ese momento de que, upssss, no puedes comer de lo que hay. Sienta fatal.
9fecc6ea02ab252a8b2c1e540fdf3aea
shopandstyle
  • No esperes que el restaurante sea de dieta: si estás envuelto en una de esas quedadas multitudinarias con amigos, va a tocar fastidiarse (sí, también aquí). En general los planes de tapeo son un rollo si estás a dieta, porque casi todo es insano. No digo nada ya si tienes intolerancia a algo. Lo mejor es que hagas como si fueras, por ejemplo, vegetariano, y pidas por tu cuenta un plato para ti. Si lo ves imposible, toca hacer uso de la fuerza de voluntad para comer poca cantidad de lo que pida la mayoría. Tampoco te pongas a desvariar sobre lo mal que comen tus amigos, sobre tu dieta, sobre las grasas saturadas y demás. Mantén tu elegancia dietil.
  • No fastidies a los demás si piden cosas que a ti te gustaría comer, pero no puedes: tenía una amiga que cuando estaba a dieta y se pedía su ración aparte, se dedicaba a echar pestecillas de lo que pedíamos el resto y a maldecir su mala suerte: Jo, qué rollo, y yo esta mierda de ensalada, ya os podíais cortar un poco, ya os vale, vaya cruz estar a dieta y blablablabla. Al final acabábamos por ofrecerle un trozo de pizza porque nos sentíamos culpables, pero eso sólo la ponía más furiosa. No sabía uno como tratarla. Vale que te dé rabia comer diferente al resto, pero no ayuda nada esa actitud, que es como el otro extremo de los que pontifican. No te enerves. Si sabes que tienes una cena, intenta comer muy bien el resto del día para poder pedir lo mismo que tus amigos. Ante todo, no te enfades, que la ira lleva al atracón.
champagneculture.tumblr
champargneculture.tumblr
  • Y, por su puesto, hay que tratar el tema al contrario: Si coincide, por azares del destino, que un amigo o conocido tuyo está a dieta y te lo comenta, va a tocar ser muy diplomática. En primer lugar dile que se le nota súper buen aspecto (sin caer en peloteos). Si resulta que lleva un día y medio de dieta (con lo cual tu comentario parecerá bastante falso), señala entonces que está estupendo y que debe ser que no le hace falta adelgazar… Upppppssss!
  • JAMÁS le digas a alguien que se ponga a dieta o que ha cogido unos kilitos ni nada parecido. Ni para decir que tiene mejor cara, díle directamente que le ves más guapo, pero evita hacer alusión al tema peso-kilos.
  • Si alguien que conoces es alérgico a algo o, simplemente por convicción no quiere comer determinados alimentos, hay que evitar ser una plasta e insistir, insistir, insistir. Bastante tienen ya ellos y es muy incómodo ponerles en la tesitura de dar explicaciones. Bocacerrada y máximo respeto.

¡Ya está! Ahora nos cuidaremos  sin ser unas pesadas de manual…

La foto de portada está sacada de Izismile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: