Huyendo de la leche

Como ya adelanté, me detectaron un mijica de intolerancia a la leche de vaca. No a la lactosa en general, sino a la leche de vaca. MUERTE para mi. De hecho, tendria que haberlo sabido. Una de las cosas que peor me sentaban en la vida era la leche con cereales (a los que también soy intolerante, btw). Era una BOMBA. Brutal, en serio, de querer llorar del dolor de tripa. Al final los desterré totalmente de la dieta… Casi mejor, son malísimos. Muerte a los cereales del desayuno.

photo-1492158244976-29b84ba93025

El caso. Lo de la leche de vaca no me pareció taaanto drama de entrada. En primer lugar la sustituí rapidamente por leche vegetal. El problema es que en muchos bares de esta España nuestra no tienen leche de soja (que, por lo demás ni siquiera es una opción muy sana, pero es algo). Por no hablar de la leche de quínoa o la de nuez, que me encantan. Costumbres como el cafelito mañanero con los compañeros no podían seguir como siempre, ya que NO hay leche para mi. En verano hay opciones como café o té con hielo, pero en invierno me parece muy triste el café solo. No lo disfruto… Cuando llegue el frio veré qué hago, necesito café para despertarme. En cualquier caso, más o menos, hay opciones.  A lo peor puedes llevarte tu propio brick al trabajo, en muchos sitios hay neveras para tupper… Pero es un poco rollo. Las leches de cabra y oveja no me terminan. Son fortisimas, no me hago al sabor.

El problema es otro y lo he ido detectando paulatinamente al ver que por más que lo intentase no lo hacía del todo bien: la leche está en todas partes. En muchos platos cocinados con crema (de lo cual no te avisan), en los quesos genéricos de vaca que se usan para fundir en todos los platos, en las pizzas, la mozzarela, por ejemplo, es de vaca. Los yogures.. Esto ya me empezó a parecer un poquito más dramático. Y, sobre todo, inevitable. A ver, en teoría tampoco puedo comer trigo ni levadura, pero es que veo dificilísimo huir de la leche oculta.

photo-1501443762994-82bd5dace89a

Los helados! También los echo de menos. Por supuesto hay polos, aunque por el tema del maíz (almidón, azúcares de origen desconocido) y demás prefiero evitarlos. En realidad hay muchísimos alimentos que me gustan a los que estoy renunciando. Mantequilla, salsas con nata… Cualquier plato que lleve leche o nata entre sus ingredientes. Es más restrictivo de lo que pensaba.

Cuando lo reintroduzca dentro de unos meses veremos. En realidad llevaba meses queriendo renunciar a la leche de vaca, sinceramente. No me aporta mucho. Pero no contaba con los daños colaterales… Me exaspera bastante, sobre todo porque a veces aún queriéndolo hacer bien, metes la para por no saber exactamente qué lleva un plato. Me voy a quedar con lo positivo, y es que llevaba mucho tiempo queriendo quitárme de la leche. No de todo (quesos, natas, mantequillas), pero es una oportunidad para explorar otras opciones y para obligarme a cambiar de hábitos.

photo-1506617420156-8e4536971650.jpg
FIN

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: