SER LA OTRA

Abro melón. ¿Alguna vez habéis sido la otra? Yo, si lo pienso, sí que fui la otra una vez. No pasó nada (yo le gustaba, sin más), hasta que por cuestiones que no vienen al caso coincidí con la novia del susodicho en un contexto en que nos hicimos amigas. Yo no era muy consciente de lo que estaba pasando hasta que ella me confesó que creía que yo le gustaba a su novio. Me pareció todo bastante horripilante y, por supuesto, me alejé. Por otro lado, supe cosas que me hacen pensar que, al margen de si yo le interesaba o no, desde luego su novia no le gustaba en absoluto. No estaba enamorado de ella. Al final, perdí el contacto con ambos y, por lo que sé, aquella relación se acabó por una infidelidad de él. Estaba bastante cantado.

Esta historia es más vieja que la tos. Se repite sin parar. Hace muy poco una amiga mía me confesaba que está liada con un tío casado de su trabajo, que es todo muy apasionado y hay mucha química entre ellos, que él es una buenísima persona  (ja) pero que no sabe cómo dejar a su novia… Lo de siempre. Me dio mucha rabia la historia, creo que este tío se está riendo de las dos. Se acuesta con mi amiga A. y luego se va a casita con su novia B. como si nada hubiera pasado. Me da mucho coraje que mi amiga contribuya a este berenjenal. Aunque el compromiso no lo tenga ella, me revienta que el tío se salga con la suya. Ella está pilladísima. Y lo peor de todo es que no va a dejar a su novia por ella.

pitt-aniston

Ha habido algún caso hiper famoso de dejar a la pareja por el amante (Brangelina es el caso canónico y, para las más veteran, Antonio Banderas y Melanie G., por ejemplo). Pero estas historietas suelen salir siempre mal. Yo empatizo normalmente con la parte débil: fui team Aniston desde el inicio y supongo que al final, cuando los Brange rompieron un cierto regusto a victoria le debió quedar a la buena de Jen, a la que encima el tiempo ha tratado divinamente: carrera exitosa, simpatía del público, marido chulasso… Pero lo pasó muy mal. Recuerdo que leí una entrevista suya en Vogue, no sé año, diría que 2011; y me gustó mucho lo abierta que se mostró respecto a sus sentimientos y lo abatida que se había sentido. La leí en un momento personal chungo y me inspiró muchísimo. Me pareció una diosa, así de claro. Me alegro de que a ella le vaya bien, y me alegro de que yo no haya vuelto a ser la otra jamás en la vida.

b18a251361a7bbce0c1db8bfe41347f9

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: