CÓMO APROVECHO MIS NO-VACACIONES

A veces te encuentras con que estás de vacaciones pero no. O sea, estás ocioso, no tienes que ir a trabajar, pero tampoco estás en un destino vacacional de los de desconectar totalmente. Quizá aún estás esperando a que tu pareja o amigos cojan vacaciones para irte con ellos o, simplemente, no tienes un plan vacacional. El caso es que, sea por lo que sea, sigues en pleno asfalto y con la sensación de estar gastando días de asueto absurdamente. Bueno, pues NO. Puedes y debes aprovechar esos días. No van a volver y son demasiado útiles para perderlos sin más viendo los programas mañaneros de la tele, aunque te prometo que muchas de estas cosas pueden hacerse con Ana Rosa de fondo, si es eso lo que te gusta ;). He aquí mis cinco panes para aprovechar estos días:

Uno: utiliza el vacío de la ciudad. A mi me encanta cuando Madrid se vacía y puedes encontrar sitio en terrazas que normalmente están llenas de posturetas que no me dejan posturear a mi. O, si eres un poco misántropa, aprovecha para ir a sitios de los que normalmente huyas porque simplemente están a reventar. La mayoría de la gente estará fuera o en algún parque acuático pillando papiloma: puedes visitar alguna atracción turística de tu propia ciudad, algún parque, terraza, museo, macrotienda irlandesa… lo que sea, que normalmente esté hasta la bandera. Estará casi seguro a tu plena disposición. Mi objetivo personal es ir a unos grandes almacenes donde gneralmente me ignoran a que (esta vez) me atiendan bien y, si puede ser, comprar por fin un nuevo ordenador.

photo-1518599807935-37015b9cefcb

Dos: recados pereza. Este me toca muy de cerca. Hay cosas que son un auténtico coñazo pero que hay que hacer, y lo peor es que nunca encuentras tiempo para ellas. Es el momento de zanjarlas. Suele llevar menos de una mañana o una tarde quitártelas de en medio e imagina qué gozo cuando en septiembre ya hayas hecho esas gestiones absurdas y puedas dedicarte a lo importante. En mi caso suelen ser cosas tipo hacerme el abono transporte, ir a Ikea a comprar cosas que nunca compré tras quedar agotada por la mudanza, arreglar minucias caseras, comprar cositas que faltan… Incluso, siguiendo el punto cuatro, quizá tengas a alguna persona-pereza-compromiso con la que puedas quedar estos días si tienes la obligación de hacer una visita de cortesía. Ya está. Te lo has quitado de encima! UF!

photo-1526310941526-6b03f4d1a37f

Tres: cambio de armario. Sé que esto suele hacerse en otoño, o con el cambio de estación y demás. El caso es que nunca encuentro tiempo, acabo sacando y metiendo bolsas sin prestar mucha atención a lo que tengo porque me da pereza y tengo ganas de acabar cuanto antes. Generalmente le dedico una mañana de sábado y a volar. Esto está mal, el armario se va llenando y nunca encuentro el momento de verdaderamente sacar toooda la morralla ropil que se acumula. Voy a aprovechar  estos dias tontos para ir prenda por prenda (en este caso, de verano) y llevar a reciclar (¡¡importante!! la ropa no se tira, es MUY contaminante) o donar o hacer trapos, si prefieres. Intenta, si puedes, no caer en comprar por comprar en rebajas, que también es muy tentador en la ciudad vacía…

photo-1528662020897-d8fb09d08797

Cuatro: tirar de agenda. Si te quedas en la ciudad en vacaciones es probable que, además, estés un  poco colgada, ya que normalmente la gente huye en cuanto puede a sus respectivas villas apartamentos en la costa. Aunque no todos. Seguramente tengas más gente cerca de la que piensas. Gente con la que rara vez quedas porque es muy difícil sacar un rato de vuestra respectiva rutina laboral, como con esa amiga de la universidad a la que no ves desde hace eones pero a la que tienes mucho cariño. Asumamoslo: tenemos poco tiempo y el que tenemos solemos dedicarlo a los amigos más cercanos, al grupo de siempre. ¡Pues es el momento de cambiar!. Escribe a esas personas con las que normalmente es imposible cuadrar fechas y fija un día para veros. No todo el mundo está fuera toooodo el mes de agosto, y seguramente hay un par de personas con las que sí puedas quedar y ponerte al día. Y puedes quitarte más de algún compromiso…

photo-1525296143957-b62256c593bf

Cinco: actualizar linkedin o lo que sea. Sí, es un coñazo, lo sé. Pero si estás pensando en cambiar de trabajo o, simplemente, en crecer laboralmente, hay cosillas que hacer para las que seguramente nunca encuentres tiempo (ni ganas). Puede ser lo de actualizar linkedin, tu CV tradicional, tu porfolio si eres diseñadora o te dedicas a algo arty… A mi me cuesta muchísimo gestionar eso y, además, a no ser que estemos buscando activamente trabajo, ¡dedicarse a esto en casa es como hacer deberes del colegio!. Yo reconozco que no toco mis redes desde 2015 o así…Y queda fatal si te buscan potenciales jefes, en serio. Da sensación de abandono. Dedica UNA hora a eso y verás qué bien si te surge algo, tienes que mandar un CV inmediatamente y, de hecho, puedes mandarlo. No como yo, que tuve que pasar tres horas actualizando mi CV, haciendo memoria, y frustradísima porque no quería hacer esperar a la persona que me había pedido el CV. ajjjj ojalá lo hubiera hecho antes!

¡Hasta aquí! Esto sí que es aprovechar el verano…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: